sábado, 2 de mayo de 2015

Primera Discípula de Buda

Sujata, Discípula Laica
En la historia del budismo se conoce a Sujata como la mujer que ofreció alimento a Siddhartha Gautama cuando se encontraba próximo a desfallecer debido a su extrema práctica ascética.
Este episodio de la vida del Buda contiene diversos elementos (decisiones, creencias, confusiones, consecuencias, coincidencias, etc.) que lo enriquece y dinamiza. Es por esto que su análisis o relato puede ser abordado desde diferentes ángulos sin perder por ello la gracia y el misterio de una visión global. A su vez, nos invita a reconocer la presencia de lo sagrado en la sencillez del acontecer diario de la vida humana.-
En este suceso histórico podemos reconocer a Sujata como la primera discípula laica del Buda Sakyamuni. Es más, ella ya era devota del maestro antes del surgimiento del budismo y de que ella misma supiese quién era Buda. El encuentro entre ambos es un punto de inflexión en la dirección de la vida de Sujata y de la práctica del asceta Siddhartha Gautama.- Su ofrenda marcó el inicio de un nuevo periodo y estilo de entrenamiento que llevó al maestro a alcanzar el estado del despertar.

Sujata 
“Arroz con leche me quiero casar…”
Esta joven mujer fue hija de Senani, jefe de una aldea próxima a la ciudad de Uruvela, hoy conocida como Bothgaya. Cuando la muchacha tuvo edad para casarse no lo consiguió ya que no recibió propuestas. Debido a ello algunas personas le sugirieron realizar una promesa a la deidad de un árbol. 
Fue así como se comprometió a llevar una ofrenda a la deidad de un árbol banyan conocido con el nombre Ajapala Nigrodha, que se encontraba en las cercanías de río Neranjara con las siguientes palabras: “Si logro casarme con un hombre de mi misma casta y tener un hijo varón como primogénito entonces prometo realizarte una ofrenda”. 
Tiempo después logró desposarse con un hombre de su misma casta y tener a su primer hijo varón, a quien le dio como nombre, Yasa. Había llegado el tiempo de cumplir con su promesa. 
Con gran cuidado preparó la ofrenda que consistió en una comida a base de leche y arroz. Sujata se levantó antes del amanecer para ordeñar sus vacas, las que habían sido alimentadas en un bosque de regaliz para hacer que su leche sea más nutritiva y dulce. Se dice que la leche salió naturalmente de la ubre de la vaca a sus manos, la cual colocó directamente en la olla para ser cocinada, junto al arroz y la mantequilla en un fuego que ella misma había encendido. 
Cuando comenzó a hervir supo que la comida ya estaba lista. Entonces envió a su sirvienta Punna para que preparase el lugar bajo el árbol, mientras ella colocaba el arroz con leche en un plato de oro dentro de un cuenco dorado y envuelto con un paño blanco junto a una guirnalda de flores perfumadas.

Siddhartha Gautama 
“La práctica del camino medio”
Mientras tanto Siddhartha Gautama, quien se encontraba en las proximidades de la ciudad de Urubela estaba débil y sin fuerzas por su práctica ascética extremas. Dio la casualidad que el asceta escuchó bajo estas circunstancias la enseñanza que un hombre impartía a un grupo de niñas sobre el sitar. Éste explicaba que las cuerdas del instrumento no debían estar muy tensas ya que se romperían, ni tampoco muy flojas porque no se produciría el sonido adecuado, por lo cual debían tener su justa tensión para que produjesen la música esperada.- 

Fue así que comprendió que flagelando su cuerpo no conseguiría alcanzar la realización, entonces se sentó bajo un árbol banyan conocido con el nombre Ajapala Nigrodha, a esperar el momento para comenzar la ronda de mendicidad por el pueblo. 
   
Punna
“La sirvienta y su confusión”

Punna se dirigió hacia el árbol que había sido elegido por su señora para realizar la ofrenda. Debía limpiar su base de malezas y disponer todo lo necesario para rendir honores a la deidad. 
  
Cuando llego al lugar vio al asceta Gautama sentado bajo él, sin saber quién era realmente y creyendo que se trataba de la deidad del árbol que se había personificado, corrió a contar a Sujata que la deidad estaba esperando sentado por su ofrenda. 
  
La Ofrenda  
“La primera de todas”
Cuando Sujata recibió la noticia que la deidad del árbol ya estaba sentado esperando la ofrenda, tuvo la certeza que esa era la divinidad que había cumplido sus deseos. Ambas mujeres fueron con los cuencos dorados y guirnaldas de flores hasta el encuentro con quien ellas creían que era el espíritu del árbol. 
  
Cuando vieron al hombre santo se postraron lentamente frente a él apoyando la frente en el suelo. A continuación Sujata entregó la ofrenda diciendo “Así como mis deseos se han realizado que se cumplan los tuyos” y posteriormente se retiró junto con su sirvienta.- 
  
Desenlace
“Un nuevo comienzo”
Estupa conmemorando lugar de residencia de Sujata
Siddharta Gautama, comió la ofenda recibida y se bañó en el río Neranjara. Est e fue  el momento  en el  cual luego de lavar el cuenco lo lanza a la corriente del  río diciendo “Si voy a tener éxito  en convertirme  en  un Buda, que este cuenco pueda ir contra la corriente”. No solo sucedió así, sino que también se mantuvo a flote en medio del río. Esta fue la última comida del Bendito por mucho tiempo hasta después de su despertar. 
Con el paso del tiempo y a medida que la rueda del Dharma comenzó a girar, Yasa, el hijo de Sujata tomó conocimiento de las enseñanzas del Buda Sakyamuni, quiso conocerle y convertirse en su discípulo. Así fue que con las simples palabras “Ven Monje” se convirtió en un monje de la orden formada por Sakyamuni y más tarde en un Arhat. También Sujata y su esposo pudieron escuchar la enseñanza del Bendito y alcanzar la comprensión. Más tarde el Bendito asigno a Sujata el lugar de la mujer laica más antigua en tomar refugio.-
¿Cuál fue la comida ofrecida por Sujata al Shidartha Gautama?
En diferentes fuentes bibliográficas se puede observar que se hace referencia a dos tipos diferentes de comidas ofrecidas por Sujata. Es más en algunos países de Asia se realizan ceremonias que conmemoran este episodio de la historia del budismo en las cuales se cocina una comida llamada Madhupayasa, preparada con leche de coco. No obstante en otras fuentes se menciona al Payaya como la ofrenda en cuestión, que se cocina con leche de vaca. 
  
Por este motivo consulté al Reverendo Bhante Dhammika sobre este tema quien gentilmente me respondió: “The Buddha says that a lady named Sujātā was his first female disciple (Anguttara Nikaya I, 26) but who she was and what she did is not recorded in the Tipitaka. So the Sujātā story is a later legend. Of course legends are free for anyone to add too, subtract from, or change. That is why there are different versions of the story. In the earliest version of the story Sujātā gave the Buddha pāyāya which is also sometimes called khīrodana, khīr = milk, and odana = cooked rice, or madhu pāyāya, madhu = honey. Rice is boiled in milk until the milk becomes thick then sugar or honey is added. This is still a popular food in India and is called kir in Hindi.” 

Esta explicación disipa las dudas y ayuda a aceptar con más simpleza las diferencias que puedan aparecer, sin embargo por mi parte se me hace más aceptable que haya sido “Arroz con Leche” cocinado con leche de vaca de acuerdo al relato de la leyenda, junto con miel, especias y mucho amor.-
Nota: 
  • Siguiendo los pasos de las antiguas anduve cocinando esta bendita comida. Valga el siguiente vídeo como muestra del cariño despertado en mi corazón
Adriana Etsuho
 
Bibliografía
Becoming the Buddha: The Ritual of Image Consecration in Thailand By Donald K. Swearer
La Vida de Buda por Edward J. Thomas
Páginas Web
http://www.angelfire.com/electronic/awakening101/sujata.html
http://ignca.nic.in/jatak088.htm
http://read.84000.co/browser/released/UT22084/046/UT22084-046-001.pdf
http://www.buddhisma2z.com/content.php?id=399

No hay comentarios:

Publicar un comentario